JOSÉ ANTONIO SANDOVAL. La Metáfora del Cisne Negro, del economista Nassin Taleb, trata de explicar el desproporcionado impacto, difícil de predecir, de los sucesos extraños que están fuera del ámbito de las expectativas normales de la historia, la ciencia, las finanzas y la tecnología. En 2016 se consumaron dos fenómenos “altamente improbables” como fueron la llegada de Trump a la Presidencia de los EEUU y el Brexit. Ambos casos encajarían en la categoría establecida por Taleb dadas sus imprevisibles consecuencias.

El mundo de los medios de comunicación no es ajeno a los cisnes negros. Pepe Cerezo, director de Evoca Media, repasa en El auge de los modelos de pago. Trump y el Brexit, el efecto de los fenómenos altamente imprevistos en la prensa, el impacto de los cisnes negros en la industria de los medios y la relación que pueden tener con el auge de los modelos de pago.  Según Cerezo, “paradójicamente la llegada de Trump, al menos en estos primeros 100 días, se ha revelado como un revulsivo para los medios digitales tradicionales de los EEUU. Sus ataques, a los que denomina “medios deshonestos”, está teniendo un efecto inesperado: el aumento del número de suscriptores y donaciones.
The New York Times sumó más de 276.000 nuevos suscriptores digitales entre octubre y noviembre del año pasado, mientras que el Washington Post, del que no hay datos oficiales, podría haber superado ya los 300.000 suscriptores. Por su parte, ProPublica consiguió el pasado mes de febrero donaciones por valor de 600.000 $, cantidad que supera el total
recaudado durante 2016 al completo”. 

Un incremento de suscripciones que venía gestándose

Pero aunque la victoria de Trump y el Brexit pueden haber contribuido, el incremento de los modelos de pago ya venía gestándose de antes. Habrían ayudado una serie de factores que explicarían el aumento de los modelos de pago al menos en lo que a los mercados anglosajones se refiere:
1. La constante caída de la publicidad impresa y el débil incremento de la digital.
2. El actual poder de las plataformas de distribución.
3. El incremento de los bloqueadores de anuncios.
4. El auge de noticias falsas.
5. El efecto “Trump Communication Machine”.

En efecto, internet permite a cualquier persona publicar cualquier tipo de noticia u opinión de forma extremadamente fácil, sin ningún filtro que determine si la noticia es cierta o si la opinión de dicha persona se encuentra injustamente inclinada hacia alguno de los argumentos. Debido a esto, en los últimos años se han generado una gran cantidad de noticias falsas y opiniones patrocinadas que están lastimando gravemente a la confianza de los usuarios, que estarían buscando otro modelo que les garantice noticias veraces.

Al auge de las noticias falsas se une la enconada lucha en los medios que sólo viven de la publicidad por el click sencillo, por la estrategia del  clickbait y a las noticias virales de poca calidad.

Estos elementos, entre otros, están provocado una migración hacia los medios digitales de pago con la esperanza de encontrar periodismo real y verídico o al menos información contrastada que no obligue al lector a dudar.

Dicha migración estaba ocurriendo de forma demasiado lenta para poder generar un cambio drástico, pero se aceleró cuando Trump ganó las elecciones presidenciales de su país. El triunfo fue tan inesperado que los medios de comunicación estadounidenses crecieron en popularidad de forma drástica de la noche a la mañana, en parte porque salieron a la luz muchas noticias falsas y muchos medios poco confiables, y la gente se recluyó, en parte, en medios con contenidos de pago y cabeceras identificables.

Pese a este crecimiento de los modelos de pago, su madurez aún tardará en llegar debido al gran monopolio que posee el modelo “gratuito” que hace consumir publicidad masivamente. Pero aunque su crecimiento sea lento, se espera que el modelo de suscripciones de haya instaurado plenamente en la próxima década.

SUSCRÍBETE A MEDIALAB
Únete a todos los usuarios diarios que ya reciben actualizaciones y mantente al día de noticias y recursos sobre el futuro del periodismo
Odiamos el spam tanto como tú. Tu correo electrónico no será compartido con nadie más.

Deja un comentario